Testimonios de clientes

Tornillo de banco como nuevo gracias al envío de piezas de repuesto

Muchas gracias por el envío de las piezas de repuesto. Me ha hecho mucha ilusión poder recibirlas. :-)

El muelle y arandela de compresión nuevos han vuelto a dar al conjunto la fuerza necesaria. Aunque el montaje también ha sido un poco complicado, ahora todo queda mucho más «rígido».

Pero, ¿qué más puedo decir? El tornillo de banco funciona ahora tan exacto y suave como si fuera nuevo. Y definitivamente no lo es, como puede ver en las fotos adjuntas. ;-)

Pensé en volver a cambiar al color de fábrica, pero luego dejé el viejo RAL 3000 de casi 20 años. Por un lado el rojo se adapta mejor a mi taller y por otro lado el tornillo de banco no me molesta que muestre «marcas de batalla» visibles.   

H. S.
 

Por aquel entonces, en el taller de formación

Cuando empecé mi aprendizaje en 1985, en el taller de formación teníamos casi únicamente tornillos de banco verdes, de marca desconocida. Los cerrajeros pasamos unos 3 meses de formación básica trabajando con ellos para fabricar un camión.

En algunos de los puestos de trabajo nuevos había tornillos de banco de color azul claro con la inscripción «Heuer Front» en la parte frontal. En realidad, estaban ahí para proporcionar espacio suficiente a unos aprendices que, por ejemplo, hacían prácticas en nuestro taller. 
Cada aprendiz tenía su propio puesto de trabajo, por lo que estos tornillos de banco de color azul claro solían quedar desocupados. 

En algún momento tuve que trabajar en un «tornillo de banco azul claro». Al principio era un poco escéptico porque eran un poco más pequeños, pero cuando trabajé con ellos recuerdo lo sorprendido que me quedé de su precisión. Me parecía de alguna manera mejor y más cómodo para mí trabajar en este tornillo de banco azul claro. Sin embargo, nunca supe que significaba el término «Front». ¿Me he preguntado siempre si tiene que ver con la dirección en que se abre? En fin, no lo sé.

En las décadas siguientes, como suele ocurrir, lo importante no fueron los tornillos de banco y por eso tuve que trabajar durante mucho tiempo con un tornillo de banco de ferretería, con el que nunca estuve realmente satisfecho.

Hace unos meses empecé a renovar mi pequeño taller en casa y gracias a Internet pude averiguar hace unos años qué tornillo de banco era aquel y cuál sería el siguiente que adquiriría.

Así que ahora por fin tengo un 120 y 160, justo para mi trabajo, y lo que he notado de inmediato, y lo que recuerdo de repente después de más de 30 años, es que era el mismo que usé durante mi aprendizaje:

Heuer Front se abre más rápido que otros, solo se necesita un cuarto de vuelta para liberar la pieza, lo que es fantástico y facilita enormemente las frecuentes acciones de apriete.

Con mi antiguo tornillo de banco siempre tenía que girar una vuelta hacia atrás para que este se diera cuenta de lo que quería a hacer, y luego volver a girarlo otra media vuelta. :-)

Andre Zeisberg
 

Tornillo de banco encontrado en el garaje

Después de encontrar un tornillo de banco en un garaje quise limpiarlo y reacondicionarlo para su uso. Las letras HEUER y la abreviatura D.P.R. no me dijeron nada al principio y empecé a investigar por Internet. Entonces encontré la empresa Brockhaus Heuer en Plettenberg/Sauerland y me sorprendió que siguiera fabricando tornillos de banco. De esta forma conseguí suficiente información sobre el tornillo que había encontrado. Escribí un correo electrónico a la empresa Brockhaus y poco después recibí una respuesta del director general, el señor Grabinski, informándome que mi tornillo de banco se había fabricado alrededor de 1927. Tras una nueva correspondencia con el señor Grabinski, este me ofreció la restauración de mi antiguo tornillo de banco Primus de forma gratuita. Me quedé de piedra... ¿Dónde se consigue un servicio así hoy en día?

Acepté con gusto la oferta y pensé en llevar yo mismo el tornillo de banco a Brockhaus y aprovechar la oportunidad para echar un vistazo a la producción de la empresa. Esto tampoco supuso ningún problema y, tras una breve cita con el señor Grabinski, me dirigí con un amigo al Sauerland. Allí nos recibió muy amablemente el señor Grabinski. Nos explicó la evolución histórica y los productos de la empresa. Finalmente nos condujo por la planta de producción. Este interesantísimo recorrido permanecerá en nuestra memoria durante mucho tiempo.

Después de aproximadamente 3 semanas, el HEUER Primus volvió renovado y superó incluso nuestras expectativas. Recién pintado (con recubrimiento de polvo) y engrasado, el tornillo de banco puede volver a ser utilizado. Es una vieja joya en el taller.

Una vez más, me gustaría agradecer enormemente al Sr. Grabinski y a la empresa Brockhaus Heuer.

Este servicio, según descubrimos, es único y no tiene parangón en la actualidad.

Les felicito y les deseo todo lo mejor para el futuro.

E. Stricker
Much/Distrito de Rin-Sieg
 

Una calidad excepcional y un servicio aún mejor

Soy un propietario nuevo (el tercero) de un tornillo de banco Heuer de 47 años, tamaño 100. Cuando buscaba los accesorios adecuados me encontré con los testimonios de los clientes en la página web. Tras un rápido repaso supe que mi tornillo de banco también había tenido una vida agitada y merecía un cambio de imagen.

Incluso antes del rejuvenecimiento, estaba claro de que se trataba de una herramienta de calidad superior. ¿Por qué? Eso es lo que muestran las fotos del estado de mi tornillo de banco antes de la revisión. Tuvo una vida dura, la cubierta del husillo había sido maltratada y usada como yunque, la mordaza delantera tenía un corte profundo, la llave del husillo y el tornillo de ajuste del husillo no eran originales. La calidad es cuando un producto está a la altura de su uso previsto. En realidad, el tornillo de banco Heuer ha sobrevivido mucho más, de ahí que haya recibido la calificación de calidad Excelente.

Al principio no estaba seguro de la reacción que produciría mi reliquia al equipo de Heuer. Si muestra tanto amor por su propio producto, es posible que no le guste ver el resultado de décadas de duro trabajo. Hasta el último momento estaba seguro de que la respuesta al estado de mi tornillo de banco sería indicarme un distribuidor cercano y aconsejarme que comprara un nuevo modelo. Tras una breve correspondencia, envié el paquete a Sauerland con pocas esperanzas. Solo pasaron unos días hasta que recibí una respuesta del director general, en la que quedó claro con qué alegría se trabaja con sus propios productos. Al tornillo de banco se le quitó la pintura, fue soldado, lijado, medido y se le aplicó una capa de polvo. Le colocaron las piezas originales que faltaban y le han puesto nuevos adhesivos. Recién ajustado y lubricado, el paquete llegó desde Plettenberg unas semanas antes de Navidad y este regalo no pudo venir en mejor momento. Incrédulo, examiné la pieza desde todos los ángulos, dudando de que pudiera haber una confusión. Al final, el año que aparecía en la guía fue la prueba inequívoca: no era un tornillo de banco nuevo. El equipo de Brockhaus Heuer hizo un gran trabajo y restauró mi herramienta de 47 años que estaba en estado deplorable dejándolo como un producto casi nuevo.

El resultado me garantiza de que este tornillo de banco lo dejaré yo también como herencia. Pocas veces una empresa demuestra hoy en día tanto amor por el producto, atención al detalle y orientación al cliente. Me gustaría expresar mis elogios al equipo de Brockhaus Heuer y mi clara recomendación para cualquiera que busque una gran calidad y un buen servicio.
 

 

Servicio de primera clase

Después de dos llamadas telefónicas, decidí enviar mi viejo tornillo de banco Heuer Front a Plettenberg para su revisión.

Lo que recibí después de justo una semana superó todas mis expectativas. Desembalé un tornillo de banco cuidadosamente empaquetado, que apenas se distinguía de una pieza nueva. Aspecto inmejorable, barniz nuevo, pegatina nueva y, por supuesto, un funcionamiento perfecto.

Este servicio de primera clase es más la excepción que la regla en estos días. Mi más sincero agradecimiento a todos los que han participado en este proyecto.

Jörg Haeder
 

 

Tornillo de banco de tercera generación

Recientemente he heredado el viejo tornillo de banco HEUER de mi abuelo. Él lo utilizó para restaurar coches viejos después de la guerra y reparar y reconstruir verjas, puertas, armarios y cerraduras. Le ha acompañado durante todos los trabajos de su vida.

Tras una breve investigación, he descubierto que se trata de un modelo fabricado por ustedes. Como vivimos en la zona de la antigua RDA y desgraciadamente sus productos no estaban disponibles aquí, supongo que se trata de un modelo anterior a 1945 con el que incluso mi bisabuelo debió trabajar. Me gustaría continuar con esta tradición y disfrutar de esta hermosa pieza el mayor tiempo posible. ¿Qué fabricante puede afirmar que produce herramientas que durarán varias generaciones de artesanos?

Por favor, envíenme más información sobre este viejo tornillo de banco. 

Martin Stiller

_______________________

Respuesta de Brockhaus Heuer:

Hola Sr. Stiller:

Nos ha alegrado mucho recibir su mensaje. Siempre es maravilloso saber del hallazgo de «viejos tesoros» que todavía siguen en uso. Tanto mejor si se trata de que la reliquia de su abuelo pueda seguir siéndole útil.

El tornillo de banco que ha fotografiado es un HEUER PRIMUS, que se fabricó entre los años 1927 y 1938 aproximadamente. Este modelo fue sustituido por el tornillo de banco HEUER FRONT de apertura frontal.

Adjuntamos un folleto del año 1938 en el que encontrará más información. En Youtube puede ver una película histórica.

Le deseamos que siga disfrutando de su tornillo de banco HEUER.
 

El mejor fabricante de tornillos de banco del mundo

Tengo un tornillo de banco Heuer Primus con una anchura de mordaza de 175 mm. Según mis averiguaciones, se fabricó entre 1927 y 1938. Ha tenido cierto desgaste en su larga vida, probablemente se usó mucho en el pasado. Lleva mucho tiempo sin utilizarse y se ha oxidado bastante. Necesitaba otro tornillo de banco para mi banco de trabajo de construcción propia y me apetecía mucho utilizar este viejo tornillo. Pues a mí me gusta más reparar en lugar de tirar. Así que pregunté a Brockhaus Heuer si podían reacondicionarlo. Aceptaron de buen grado hacerlo. Un amigo mío se encargó del transporte de ida y vuelta a Plettenberg. Cuando envié el tornillo de banco, estaba oxidado, la suciedad del carril guía solo se podía raspar y no quedaba nada de pintura.

Después de menos de dos semanas, pude recoger el tornillo. Cuando me lo devolvieron estaba absolutamente encantado, parecía como si fuera nuevo. Solo en los defectos más profundos se podría afirmar que no es nuevo. De hecho, en Heuer limpiaron el tornillo de banco con el chorro de arena, lo lijaron y lo volvieron a recubrir completamente de polvo. Con aceite y grasa nuevos, el husillo vuelve a funcionar de maravilla. Al mirar las fotos del antes y el después se ve la diferencia. Tengo un tornillo de banco de otra empresa para comparar. Este es más pequeño y más nuevo, pero incluso cuando estaba oxidado antes de la revisión, el tornillo de banco Heuer funcionaba mucho mejor que el pequeño.

Solo puedo recomendar a quien quiera comprar un tornillo de banco y utilizarlo durante un periodo de tiempo muy prolongado que compre un tornillo de banco Heuer. Esta calidad merece la pena y, sencillamente, se agradece trabajar con buenas herramientas.

Además, un servicio tan bueno es algo muy especial hoy en día. ¡Gracias de nuevo al equipo de Brockhaus Heuer por hacer mi tornillo de banco algo excelente!

Michel Brokamp
 

Individualidad inestimable y amor atemporal por el producto

Hace algún tiempo, el hogar de mis abuelos fue desmantelado: no tenía grandes tesoros para repartir. Al final, me llevé su viejo tornillo de banco oxidado, ya que estaba buscando un tornillo de banco para mi propio sótano.

Mi abuelo, que era un ingeniero mecánico responsable de la formación de aprendices para una mediana empresa, compró este tornillo de banco en 1973 y, de pequeño, pasé muchas horas «martilleando» con él en su sótano. Su lema era: «¡Si te golpeas el dedo, será por algo!». Aunque estos planteamientos pedagógicos ya no parezcan apropiados hoy en día, el énfasis de sus palabras hizo que (al menos oficialmente) tuviera siempre los dedos intactos.

Además de la humedad del sótano, un total de 10 nietos «martilladores» a lo largo de los años provocaron cierto desgaste en el tornillo de banco.

Internet y la casualidad me llevaron a los testimonios de los clientes de esta página web y escribí un correo a Brockhaus Heuer. En un principio no se comprometieron mucho porque era época de vacaciones, pero querían echarle un vistazo al tornillo. Así que llevé el pesado paquete a la oficina de correos, que a su vez lo llevó al Sauerland. Después me fui de vacaciones y me pregunté si el destinatario, por desesperación, habría llevado silenciosamente el paquete al chatarrero.

Un correo electrónico de varias páginas del gerente de esta empresa iba a demostrar que estaba equivocado. Comenzó describiendo detalladamente las observaciones que se habían realizado, cómo se había medido el tornillo de banco y qué trabajos eran necesarios realizar. Me informaron de que todo el trabajo se había completado y que el tornillo de banco estaba de regreso. Dos días después llegó la gran sorpresa cuando lo desembalé. El tornillo de banco parecía nuevo y funcionaba como tal. Pintura, rosca trapezoidal, pegatinas nuevas: ¡es simplemente increíble lo que el equipo de Brockhaus Heuer ha logrado!

Impresionado y asombrado, me pregunto cómo una empresa industrial alemana puede permitirse esta inestimable atención individual a pesar del duro trabajo diario. Es de suponer que la respuesta se explica por sí sola, es decir, que esto es exactamente lo que le distingue de los productos baratos asiáticos y es exactamente parte de la estrategia para el éxito.

Por mi parte solo queda ofrecer un sincero agradecimiento por la labor artesanal de primera clase realizado y el aparente amor literal y eterno que profesan por sus productos. Hoy la empresa ha ofrecido otro servicio en 43 años a través de su y para mis descendientes.

Michael Bragard
 

La calidad del trabajo era muy importante para mi abuelo

De mi abuelo he podido aprender algunas cosas y la primera y más importante fue apreciar la calidad. Como era una persona ahorradora, solía decir que no podía permitirse comprar cosas de calidad inferior y luego pagarlas dos veces.

Es de suponer que este principio también estaba muy presente cuando compró el tornillo de banco Brockhaus HEUER.

Antes de mi formación, no me gustaba mucho el tema de los tornillos de banco. E incluso durante mi aprendizaje, mi trabajo implicaba necesariamente el uso y el cuidado del tornillo de banco que me habían asignado. Durante ese tiempo se gastó alguna que otra goma metálica. Supongo que esto también aligeró el tornillo de banco en algunos gramos.

Más tarde monté un taller en el sótano. Este estaba bastante incompleto sin un tornillo de banco adecuado. Entonces apareció el Brockhaus HEUER de mi abuelo.

Estaba en un armario y llevaba unos años esperando un nuevo uso.

Rápidamente se hizo indispensable para los pequeños y grandes trabajos en mi taller. La única pequeña deficiencia era el juego lateral de la mordaza móvil, pero aprendí a sortearla en mis trabajos de sujeción y a compensarla parcialmente.

Ahora, en Internet se pueden encontrar consejos y soluciones a casi todos los problemas de la vida. Con esto en mente, investigué el tema «juego lateral del tornillo de banco HEUER» para encontrar una manera de remediar la situación.

La primera entrada en el motor de búsqueda me llevó a la página de «Testimonios de clientes» de Brockhaus HEUER y me alegré de leer que, efectivamente, había una forma de devolver a mi querido tornillo de banco su antiguo esplendor y «estabilidad direccional».

Tras una rápida llamada telefónica y unos cuantos correos electrónicos (muchas gracias al señor Kloska por su amable apoyo), envié mi tornillo de banco a Plettenberg para que lo valoraran.

Solo se aprende a apreciar las cosas cuando de repente ya no están ahí.

Tres días después de haber enviado el tornillo de banco a reparar, estaba de pie frente a mi banco de trabajo, que aunque no estaba vacío carecía del tornillo de banco, con un hierro cuadrado que tenía que recortar un poco. La solución de emergencia fue todo menos satisfactoria: usar el pequeño tornillo de banco perteneciente al taladro de banco.

En ese momento me di cuenta de la frecuencia con la que utilizo este tornillo de banco. No solo lo uso para trabajos pesados, sino para arreglar cosas más pequeñas y filigranas.

Hoy pude desembalar mi tornillo de banco ya revisado. Estoy entusiasmado con las posibilidades que ofrece Plettenberg. Con mucho amor por el producto revisaron la funcionalidad y el aspecto de mi tornillo de banco. Da la impresión de que tengo uno nuevo en las manos. Rápidamente coloqué mi tornillo de banco en el hueco de mi banco de trabajo.

Estoy seguro de que no solo me servirá a mí, sino también a mis nietos.

Me alegro mucho de que en estos tiempos todavía haya fabricantes con tal grado de responsabilidad e identificación con el producto fabricado.

Brockhaus HEUER se desmarca claramente de los fabricantes de 08/15 y ofrece un producto con una vida útil que no se desgasta en 24 meses, sino en generaciones.

La calidad del trabajo era muy importante para mi abuelo. El tornillo de banco de Brockhaus HEUER es un brillante ejemplo de esta mentalidad.

Gracias por su apoyo,

Patrick Haase
 

Perfecto y como nuevo

Estimado señor o señora:

Cuando el año pasado se me rompió por segunda vez un tornillo de banco chino de ferretería me di cuenta de que necesitaba un tornillo de banco real y no un juguete con el que enfadarme.

Después de haber comprobado el precio y el rendimiento de todos los fabricantes alemanes, desde mi punto de vista tenía que elegir un tornillo de banco Wabeco. Principalmente por el precio favorable. Después de inspeccionar el Wabeco me quedó claro que no servía para mucho. Tenía todos los bordes afilados, solo lateralmente y en la parte superior llevaba dos guías, dos tornillos prisioneros simplemente iban atornillados.  En la parte inferior solo se coloca sobre una placa de acero. El pivote tenía un cuarto de vuelta de juego antes de que la varilla se moviera. Wabeco quedaba descartado. Eso dejaba como finalista a Heuer. La calidad parecía superior e incluso se vendían en eBay como muy buenos los tornillos de hace quince años. Así es como me lo imaginaba. Desgraciadamente era caro pero no importa, necesitaba calidad.

Así que compré un nuevo Heuer Front 140 a principios de 2015. Quería lo más grande posible, pero no quería gastar más de lo absolutamente necesario. No necesito la herramienta a menudo. Es solo por afición. Definitivamente estoy encantado; todos lo demás no son tan buenos como el Heuer.

La suerte quiso que poco tiempo después recibiera de mi antepasado un viejo tornillo de banco Heuer Front 150. Al principio pensé que no superaría un repintado. La pieza estaba simplemente negra y sucia.

Después de un día entero de limpiar innumerables veces, apareció el tornillo de banco azul. He comprobado el funcionamiento antes de la limpieza y va estupendamente, como nuevo. Después de volver a montarlo todo muy bien según el vídeo de Heuer el resultado es perfecto, como si fuera nuevo.

Incluso algunas pegatinas son todavía legibles en algunas partes. Eso sí, algo de suciedad tiene. Tenga en cuenta la parte superior de las mordazas de sujeción. He visto líneas ligeramente cruzadas y sospecho que siempre se utilizaron protectores de mordazas.

¡Muchas gracias!

Saludos,

Alfred Bauer
 

Con pasión y alegría por la perfección

Agradezco enormemente la reparación sin coste del Heuer Primus de varias décadas que he recibido como si fuera nuevo. Puedo entender para mis adentros el esfuerzo y la dedicación que ustedes emplean en sus productos tradicionales; trabajan realmente poniendo el alma y la ilusión en la perfección. Mantendré la pieza y honraré convenientemente a su empresa y sus productos.

De nuevo muchas gracias por su extraordinario esfuerzo.
K. Linhard

Servicio técnico y amor por el producto

A lo largo de mi actividad profesional he llegado a disfrutar del excelente servicio técnico de la empresa Brockhaus Heuer. Brockhaus Heuer revisa y vuelve a dejar casi como nuevos estos viejos pequeños tesoros, los tornillos de banco. En el taller de mi padre pasó desapercibido uno de estos PEQUEÑOS TESOROS.

En una visita que le hice dejé el «125er Heuer Front». Inmediatamente se intentó averiguar la serie o el año de construcción del tornillo de banco. Y resultó que era del año 1973 y que además era una variante interesante con forma y diseño muy poco frecuentes.

Nuestro tornillo de banco se encontraba en un estado casi catastrófico: el husillo estaba desgastado, la llave estaba deformada y en ambas mordazas había grandes costuras de soldadura perpetuadas por soldaduras eléctricas y carecía por completo del tornillo con el que se ajusta la guía. Es innecesario mencionar que, debido a la ausencia de la capa de pintura, el tornillo de banco no mostraba más que restos de óxido. Desgraciadamente no he conseguido captar en una foto este estado desastroso antes de entregarlo.

Pero tras solo dos semanas (y después de recibir entretanto de Brockhaus Heuer información detallada adjunta por correo electrónico) recibí un paquete que contenía una belleza inesperada

con un recubrimiento nuevo de polvo, un husillo y una llave nuevos, sin costuras de soldadura y con el tornillo de ajuste montado.

Agradezco enormemente a la empresa Brockhaus Heuer y a los empleados que han participado en la renovación de mi viejo «125er» por su dedicación extraordinaria.

ESTO es un servicio técnico y amor por el producto

Chris Schiffer, Krefeld

Cuatro generaciones

Estimados Sres.:

He visto que tienen como costumbre dejar constancia en su página web comentarios de clientes y me gustaría ofrecer el mío.

Como había que vender el terreno en el que se ubicaba el garaje sin usar desde hacía años de mi bisabuelo, fallecido 35 años atrás, era preciso despejarlo de trastos viejos. Entre todas las cosas había un tornillo de banco antiguo, todo oxidado y lleno de suciedad. La guía bailaba como un péndulo y al principio creí que la herramienta ya no valía para nada.

Entonces pensé que a lo mejor podría servir como objeto decorativo para mi garaje de coches antiguos. Pero al echarle un vistazo vi que en la parte de abajo había un orificio con el que se podían atornillar ambos lados de la guía y que a lo mejor era posible rescatarlo (por supuesto, el tornillo faltaba).

Así que traté con arena al tornillo de banco y quedó impoluto. Compré pintura de color rojo oscuro y quedé sorprendido cuando en la parte inferior apareció el logotipo, oculto previamente por la cantidad de suciedad. Después me enteré por su página web de que se trataba del primer modelo en serie, el Primus, comercializado a partir de 1927 y que su color original debía ser azul. Después de colocar el tornillo que faltaba se puede incluso trabajar con él, además de que constituye un buen objeto de decoración. La verdad es que no tengo necesidad de usarlo porque tengo un tornillo de banco grande en mi pequeño taller, pero como el Primus está en el garaje lo utilizo de vez en cuando. Además, tiene una distancia muy amplia entre mordazas que el otro tornillo no puede superar.

Por otro lado también es bonito pensar que en este tornillo de banco han trabajado mi bisabuelo y mi abuelo, y que yo sigo esa tradición.

Saludos,
Markus Zindl

Calidad y servicio

Por encima de toda duda: calidad y servicio

Hoy escribo con alegría una valoración que con la expresión «una comunicación excelente es siempre bienvenida» no se describe el enfoque del servicio prestado.

A comienzos de este año llevé a cabo la renovación de mi pequeño y viejo taller. La regla que me impuse fue mantener el encanto de lo antiguo y, en lo posible, que fuera muy digno de ser conservado.

Uno de esos objetos fue sin duda mi viejo tornillo de banco. El husillo presentaba un estado ligeramente rasposo y visualmente se le notaban los años, pero debido a la opulencia del material, hecho de una pieza, y a su volumen macizo parecía indestructible. Así que me dispuse a despiezarlo. Descubrí un ligero desperfecto leve en la tuerca del husillo y un defecto en el sellado del mismo. Durante la búsqueda de piezas de repuesto aún disponibles (mis expectativas no eran muy elevadas, pues suponía que la pieza debía tener más de 60 años) descubrí al fabricante, Brockhaus Heuer.

Tras un breve contacto por correo electrónico y una confirmación de que desgraciadamente por la elevada edad del objeto no había piezas de repuesto disponibles, me ofrecieron para mi satisfacción reparar, en lo posible, el tornillo de banco.

Un conocido cuya ruta pasaba cerca de Brockhaus Heuer lo llevó hasta la empresa.

Entretanto no habían pasado ni siquiera 4 semanas cuando el tornillo de banco me fue entregado por una empresa de transporte (el peso está encima de los límites que establecen los servicios de paquetería).

Mi primer pensamiento después de desembalarlo fue que debía tratarse de un tornillo nuevo. No me esperaba un resultado semejante. Desde el punto de vista técnico y visual parece como si hubieran acabado de fabricarlo. La mordaza móvil ya no presenta holgura, como tampoco la cabeza del husillo y los arañazos de este simplemente han desaparecido. La superficie brilla en un perfecto y correcto azul oscuro. El tornillo de banco es sin duda ahora la pieza más valiosa de mi «nuevo taller viejo».

Solo puedo decir que la calidad de un Brockhaus Heuer está por encima de toda duda, es el conjunto perfecto que surge en combinación con un servicio técnico como el que nunca he experimentado.

En lugar de simplemente preferir vender un tornillo de banco nuevo, la empresa debe apreciar y vivir realmente su oficio y sus productos y estar anclado en sus raíces como para poder ofrecer este servicio técnico.

Vayan todos mis elogios y un cordial agradecimiento a la empresa Brockhaus Heuer, al Sr. Kloska por la gran comunicación y a los empleados, cuyo nombre desconozco, que se han empleado a fondo con mi nuevo viejo tornillo de banco.

Stephan Beinhauer

El oasis en el desierto del servicio técnico

Excelente para su edad

A lo largo de las décadas pasadas el viejo tornillo de banco fue utilizado por mi abuelo, luego por mi padre y finalmente por mí.

En realidad quería tratarlo como una herramienta anticuada y dejar de utilizarlo, pues a lo largo de los años la holgura había aumentado considerablemente.

En la tienda especializada Leiwema, en el 04416 de Markkleeberg, solicité información sobre un tornillo de banco de la misma calidad  y me dijeron que Brockhaus Heuer era como un «Mercedes»: con un precio elevado, pero con una duración para toda la vida.

Mi padre quería conservar a toda costa su habitual tornillo de banco viejo,  por eso primero consulté en la tienda especializada donde conocían este tema y me remitieron a la página web de Brockhaus Heuer. Después de escribir por correo electrónico al fabricante me ofrecieron que el transportista DPD recogiera el viejo tornillo de banco, renovarlo y volverlo a enviar. Y eso es lo que ocurrió.

Tras poco menos de un mes recibí el viejo tornillo, pero me pareció haber recibido uno nuevo. La pieza no presentaba ninguna holgura evidente y venía pintada recientemente con el color del fabricante. Tampoco mi padre podía creer en su suerte.
Ahora el viejo tornillo vuelve a estar en el banco de trabajo (véase la foto), junto a uno nuevo equivalente de fabricación actual.

Apenas dan ganas de utilizarlos de lo bonito que quedan.
Me gustaría volver a agradecer afectuosamente a la empresa Brockhaus-Heuer por su colaboración,

un oasis en el a menudo llamado desierto del servicio técnico de Alemania.

Maik Hermsdorf

La calidad siempre vale la pena, ¡incluso pasados 40 años!

El pasado año cumplí finalmente el sueño que tenía desde hace tiempo: tener mi proprio taller con el requisito de que la herramienta vieja y nueva debía ser «Made in Germany» o «Made in Japan» y evitando introducir en él cualquier material barato de mercado de materiales de construcción.

Todo estaba listo menos el tornillo de banco. Me acuerdo de que en el viejo sótano de más de 100 años había un tornillo de banco con aspecto tan antiguo y oxidado e incluso con el husillo doblado que era imposible pensar en devolverlo a un estado funcional. Sin embargo, parecía indestructible y construido para la eternidad, además de ser «Made in Germany».

Después de investigar me enteré de que el tornillo de banco perteneció a mi abuelo, que había trabajado como cerrajero para Krupp.

El logotipo del fabricante se podía leer todavía sin problemas, de modo que escribí un correo electrónico a la empresa Brockhaus Heuer, que para mi alegría aún existe. La respuesta no tardó en llegar y tras intercambiar información sobre el modelo y el año de fabricación me ofrecieron renovar el tornillo de banco de más de 40 años.

Pasadas unas 3 semanas abrí el paquete con el «nuevo» tornillo de banco y al principio pensé que me habían enviado un modelo completamente nuevo, tan perfecta parecía la nueva herramienta: la pintura era nueva, se sustituyó el husillo y la mecánica funcionaba sin problemas. Sin embargo, era un tornillo original de los años 70.

Agradezco a la empresa Brockhaus Heuer su servicio técnico excelente y rápido (estoy seguro de que el correo para la próxima revisión lo escribirá mi nieto).

Naturalmente había alternativas más económicas, pero comprar barato significa también por lo general comprar dos veces.

Sebastian Drüen, Duisburg

«Heuer Front significa la mejor calidad y garantía de por vida»

«Finalmente he recibido un viejo Heuer Front n.° 5. Heuer Front significa la mejor calidad y garantía de por vida hasta bien entrada la vejez.
Estoy contento de haber encontrado un Brockhaus-Heuer Front porque me recuerda a los buenos viejos tiempos cuando la gente fabricaba productos de calidad con pocos medios y mucho trabajo manual y precisión».

Theo Lansink, Lansink Systeembouw, Saasveld, Holanda

Comentario de Brockhaus Heuer:

Su tornillo de banco se fabricó probablemente en 1938. Se trata de un HEUER PRIMUS, que en aquel entonces costaba 58 reichsmark, lo que al cambio serían 256 €. En 1938 el promedio de los ingresos mensuales era de unos 250-300 reichsmark.

¡Muy satisfecho!

La primera impresión después de abrir el embalaje: trabajo alemán de calidad y objeto macizo. Todo ha sido procesado de manera muy limpia, sin rebabas o bordes afilados donde uno se pueda lesionar, por ejemplo, al resbalarse. El husillo va suave y la mordaza móvil no muestra ninguna holgura, lo que deja una impresión de solidez. La pintura azul martillada completa el conjunto de manera impresionante.

Posibilidades del tornillo de banco:
Sujetar piezas de trabajo entre 2 mordazas.
Sujetar piezas redondas entre mordazas de tubo
Trabajar en el *yunque trasero

Valoración de la manipulación relacionada con el proyecto

En primer lugar se tronza el material. Gracias al dentado rugoso y profundo de las mordazas, las piezas de trabajo no resbalan al serrarlas ni al desbarbar y muestran una buena sujeción. Después de señalar los orificios he marcado con punzón las fisuras. Una marca estando sujeto entre las mordazas y otra marca en la parte posterior sobre el yunque del tornillo de banco, lo que ha funcionado muy bien.

A continuación tuve que doblar 90° el acero redondo.
Para conseguirlo he fijado la pieza más pequeña para utilizar la más larga como palanca. He impulsado el acero en dirección de la mordaza fija. Después de 4 aceros redondos solo ha saltado un poco de pintura, pero apenas se veía desgaste en la superficie.

El resultado
En resumen, estoy muy satisfecho con el producto de prueba y espero utilizar el tornillo de banco en las otras muchas utilidades que ofrece.
Lo que podría mejorarse sería la ampliación del *yunque porque el apoyo no es suficiente para las piezas de trabajo algo más grandes. Es bueno que solo a partir de los 70 mm la rosca del husillo comienza a verse. Esto hay que agradecérselo a la *tuerca de la parte posterior del tornillo de banco. La ventaja es por ejemplo que en los trabajos de fileteado no se transportan virutas a través de la rosca, lo que podría causar daños. Además, el tornillo de banco está provisto de chapas protectoras en la parte anterior y posterior.

 

Fuente:
http://werkzeuge.info/2013/08/testbericht1-brockhausschraubstock/

Administrador de la página web:
www.svh24.de

Piezas de repuesto después de 40 años

Es realmente fantástico cuando para una herramienta de más de 40 años es posible obtener piezas de repuesto. Y todo ello de forma tan rápida y sencilla.

Menos mal que todavía es posible…

¡Muchísimas gracias!

Saludos,
T. Sulzbeck

Solo puedo recomendar a todos este tornillo de banco.

Informe de la prueba
Cuando el cartero me trajo el paquete con el tornillo de banco me sorprendí del peso. Mi primer pensamiento fue que parecía una pieza realmente maciza, lo que se confirmó al abrirlo. El tornillo de banco está hecho de una pieza y está muy bien procesado. Una primera prueba breve dio como resultado que la carrera del husillo estaba bien transmitida y que las mordazas cerraban sin problemas. Me sorprendió positivamente que el tornillo de banco tuviera mordazas de tubo.

Trabajos que he realizado en los días siguientes:
Después de montar el tornillo de banco en mi banco de trabajo, lo primero que he hecho ha sido probar las mordazas de tubo. He sujetado tubos diversos y he cortado así roscas para la conexión de piezas de empalme con brida. Después he estanqueizado y atornillado las piezas de conexión, proceso en el que las mordazas de tubo han sujetado muy bien.

 En la tarea siguiente he llevado el tornillo de banco a la obra de mi hijo y lo he montado en mi banco de trabajo. Allí tuve que instalar un canalón de 5 metros y para ello tuve que doblar correctamente los soportes del mismo. Lo sujeté en el tornillo de banco para poder doblarlo correctamente.
Con un martillo de goma golpeé en el ángulo correcto y las mordazas del tornillo de banco han sujetado muy bien. Los hierros planos han sujetado muy bien aunque solo los podía fijar por un lado.

El tornillo de banco dispone de un buen espacio para trabajar y el husillo va suave y está bien protegido para que no entren virutas en la tuerca roscada.

La pintura azul martillada ha superado todos los trabajos y no ha saltado.

El resultado:
Solo puedo recomendar a todos este tornillo de banco.

Karlheinz D.



Fuente:
http://werkzeuge.info/2013/08/brockhausschraubstocktestbericht2/

Administrador de la página web:
www.svh24.de

El mejor tornillo de banco

Para mí Heuer es el mejor tornillo de banco que hay en el mercado; copiado a menudo pero nunca alcanzado.

Es robusto, preciso con posibilidad de ajuste e insensible a los golpes. He tenido varios modelos, como el Heuer D.R.P., Heuer Primus o Heuer Front en tamaños y diseños diferentes de 1935 hasta la actualidad y todos están siempre en un excelente estado como exige este nivel de calidad. En este caso se cumple el «Made in Germany». El servicio técnico de Heuer es único, incluso para estos tornillos viejos. Un Heuer solo se compra una vez en la vida y va pasando de generación en generación. Gracias por el excelente servicio.

Le saluda atentamente C. Faßbender

«Servicio de atención al cliente de primera clase»

Estimado señor Kloska:

Esta semana he recibido la caja y quería volver a agradecerle afectuosamente por su rápido servicio de atención al cliente y de primera clase. Les deseo a usted y a sus compañeros un feliz fin de semana.

Atentamente,
Dipl.-Ing. Patrick Wolter
Varese, Italia

 

Recomiendo totalmente su compra.

La primera impresión: Increíble, trabajo perfecto y sólido. Uno se percata de ello ya por el peso del paquete.

Primero he adquirido tornillos, M12x45 DIN 931 y tuerca M10, y una arandela para fijar adecuadamente el tornillo de banco. Todo lo demás es innecesario, el tornillo debe estar perfectamente inmovilizado si se quieren colocar debajo arandelas elásticas.
Después de elegir con cuidado el lugar, el tornillo de banco se ve montado de esta manera:

Al mismo tiempo hay que procurar espacio suficiente y la superficie de colocación debería estar limpia, seca y estable para poder trabajar razonablemente.
Uso del tornillo de banco Brockhaus Heuer 120:
aquí se necesita que el tornillo de banco disponga de una buena retención. Se ha probado aflojar una válvula de retención vieja y de asiento forzado de una atornilladura de una bomba de agua subterránea; para ello he necesitado hacer fuerza de palanca.

Téngase en cuenta aquí el alojamiento perfecto e inmóvil de las mordazas de tubo.

Resultado final: 

La válvula fuertemente inmóvil solo se ha podido retirar con el tornillo de banco, que resultó de gran ayuda.

El resultado: No me gustaría prescindir del tornillo de banco Brockhaus Heuer 120, por lo que recomiendo totalmente su compra.

Características generales y descripción de esta herramienta verdaderamente excelente
Brockhaus Heuer 120 con mordazas de tubo forjadas:

• acero forjado
• irrompible
• gran posibilidad de sujeción profunda
• rodamientos de husillo de precisión protegidos y husillo protegido con roscas trapezoidales de filete doble
• guía céntrica de ajuste fácil
• grandes superficies de guía procesables por todos los lados
• superficie resistente a los arañazos y a los golpes gracias al recubrimiento de polvo

Descripciones del producto:

• con mordazas de tubo forjadas
• acero forjado
• irrompible
• gran posibilidad de sujeción profunda
• rodamientos de husillo de precisión protegidos y husillo protegido con roscas trapezoidales de filete doble
• guía céntrica de ajuste fácil
• grandes superficies de guía procesables por todos los lados


Fuente:
http://werkzeuge.info/2013/08/schraubstocktestbericht-saschaoldiges/

Administrador de la página web:
www.svh24.de

Elevador (es) abatible (s) Heuer

Tras más de 30 años trabajando en el taller necesité muelles nuevos para mis elevadores abatibles.

Como en todo este tiempo se modificó el tipo de sujeción para los muelles fue preciso reformar los elevadores. El señor Kloska me ofreció realizar esta reforma. Así que, tras embalar y enviar los elevadores, los tuve de vuelta pasada una semana. 

El resultado: un trabajo atento, rápido y de primera clase.

Estoy realmente sorprendido de este servicio porque algo así se vive muy raras veces.

Saludos desde Berlín y reciban mis mejores deseos,

Christian Mücke

Buen trabajo de calidad alemana

Al desembalar el tornillo de banco quedé convencido inmediatamente de su calidad alemana. Las mordazas de tubo están completamente montadas rectas y procesadas limpiamente. El carro se mueve sin dar tirones.

La única desventaja: en piezas más grandes, la rosca de tornillo está libre y se puede ensuciar dependiendo de cómo se procesen las piezas. Esto puede provocar que el carro se mueva con dificultad.

Mi consejo: mejor limpiar siempre con un pincel o cepillo.

Mi proyecto: restauración de una pieza clásica

En primer lugar he sujetado el soporte de un parasol para rectificar el zócalo, pues en la próxima primavera se utilizará en un anclaje de suelo.

Después he inmovilizado los tubos guía de mi pieza clásica. 
El Heuer sujeta también de forma excelente con solo aplicar una ligera presión. Las piezas cromadas no resultan aplastadas ni arañadas. Así pude alisar las muescas en los tubos.

El resultado:
El tornillo de banco vale realmente lo que cuesta; un buen «trabajo de calidad alemana». Lo recomiendo a todos los «amigos de los tornillos de banco».

 

Fuente:
http://werkzeuge.info/2013/09/brockhaus-heuer-schraubstock-testbericht-nr-4/

Administrador de la página web:
www.svh24.de

Una luz en la oscuridad

Muchas gracias a usted y a sus compañeros que han ayudado a dar un brillo nuevo a mi vieja y apreciada herramienta.

Quien crea que puede encontrar en nuestra Vía Láctea una empresa que pueda competir en cuestiones de servicio técnico debe ser todo un optimista.

La excelente reparación efectuada se complementa perfectamente con el envío del folleto original del tornillo de banco del año 1938. He conocido empresas que no encuentran ni siquiera la documentación del día anterior.

Su empresa es afortunadamente una luz en la oscuridad de esta sociedad del usar y tirar.

Por eso les doy 12 de los 10 puntos posibles.

Reciban un cordial saludo y continúen haciéndolo igual de bien.

Ralf Müller

Una herramienta para toda la vida

Cada vez que hago bricolaje con mi «tornillo de banco Heuer», del que calculo que tiene más de 40 años, pienso en todo lo que ha trabajado. Ha dejado de ser bonito, pero sigue funcionando aunque el husillo vaya duro. He estado a punto de regalarlo para adquirir uno nuevo, pero buscando información en Internet comprendí que tenía todo un «tesoro».

Así que contacté con la empresa Brockhaus Heuer por correo electrónico para preguntarles si podían revisarlo, adjuntando en el mensaje una foto del estado del tornillo. Poco después recibí un mensaje en el que decían que podían hacerse cargo de él con mucho gusto. Aprovecho para agradecer a los señores Grabinski y Kloska de Brockhaus Heuer por la agradable comunicación, el trabajo y el servicio excelentes.

Hoy, es decir, 2 semanas más tarde, he recibido el tornillo de banco de Brockhaus Heuer. Su nuevo esmalte de recubrimiento de polvo azul brilla y parece como si lo acabaran de fabricar. ESTO es calidad. Estoy absolutamente entusiasmado y muy contento de haberlo conservado. Es verdaderamente una herramienta para toda la vida. Quién sabe si en otros 40 años lo vuelva a enviar para su revisión...

Elmar Kotzam

Tornillos de banco HEUER Front y Primus

Durante años he tenido que trabajar con un horrible tornillo de banco genérico que tenía mordazas imprecisas que debido a la holgura no coincidían y que carecía de guía reajustable y se atascaba en cualquier posición.

Heuer Front mit auswechselbaren BackenEste año quería introducir finalmente algo nuevo en mi pequeño taller y me decidí por el tornillo de banco HEUER Front, con mordazas intercambiables de 120 mm. Adquirí además el plato giratorio correspondiente para lograr un poco más de altura. Es un placer trabajar con él. Se ajusta fácilmente.

Después de darle varias vueltas al asunto, decidí equipar un poco mi taller y tuve la idea de integrar alguna herramienta antigua. Busqué en los periódicos locales y en Internet y es así como di con el tornillo de banco Heuer Primus, con ancho de mordaza de 100 mm que me dio una impresión bastante decente( véase la foto). Después de averiguar un poco llegué a la conclusión de que la herramienta ya tenía algunos años a sus espaldas y que la abreviatura DRP significaba Deutsches Reich-Patent (patente del Reich alemán), por lo que presumo que se trata de una pieza clásica construida en 1940.

Heuer PrimusRecibí esta herramienta clásica en este estado deplorable. Me dirigí a la empresa Brockhaus HEUER GmbH y les pregunté si podían renovar el tornillo de banco corriendo yo con los gastos. La respuesta no se hizo esperar; debía enviarlo para su valoración, tras lo cual harían lo posible para renovarlo.








Heuer Primus restauriertY este es el estado en que quedó restaurado: un tornillo de banco Primus de Heuer, simplemente irreconocible. Brockhaus HEUER GmbH ha realizado una excelente renovación.
Ahora solo falta encontrar un lugar de trabajo adecuado, lo que es una pena.

Según me informó el seño Grabinski, esta bonita pieza se construyó entre 1925 y 1938, y su precio fue entonces de 27 reichsmark, mientras que hoy cuesta unos 113 €. Tiene un peso de aproximadamente 8,7 kg y le encontré un lugar adecuado junto a los «nuevos». Además, en las imágenes se puede ver cómo la tecnología ha cambiado en estos más de 75 años..Agradezco profundamente a la empresa Brockhaus HEUER GmbH, en especial al señor Grabinski y a los empleados que han arreglado esta pieza clásica de forma tan excepcional.
Reciban un cordial saludo desde la Frisia Oriental y mucha suerte en el futuro.

Friedhelm Eberlei